Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes.

1 Pedro 5:7 

La palabra preocupación viene de la combinación de dos palabras en latín (praeocupare) que juntas significan ocupación previa. En otras palabras, preocuparse es ocuparse de algo anticipadamente.

Muchas de las preocupaciones y ansiedades que vienen a nuestras vidas están vinculadas a situaciones que aún no han sucedido. Al final, ese sentimiento de anticipación que algo malo va a ocurrir y que no vamos a poder contenerlo es el resultado de la tendencia de nuestra mente a asumir que lo malo tiene mas probabilidades de ocurrir que lo bueno. El problema se maximiza cuando dejamos a Dios fuera de esa ecuación.

El llamado que Pedro hace a través de este versículo es a despertar al hecho de que no estamos solos, y mas que eso, Dios mismo cuida de nosotros.

Por lo tanto, que este sea un recordatorio para ti hoy, de que Dios te cuida, que estás en sus manos y que puedes cambiar esas preocupaciones y ansiedades por paz.

Preocupacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.