Toda persona tiene una historia. Cuando compartes con personas, tu forma de interacción está en función a la historia que conoces acerca de ellos.

Por ejemplo, si la historia que conoces de cierta persona es que tiene un carácter difícil y que reacciona mal a la retroalimentación, probablemente tu interacción con el o ella no incluirá hablarle acerca de sus áreas de mejora. O bien, si la historia que conoces de otra persona es que tiene buen sentido del humor, probablemente te comportarás más relajado en su compañía.

Todos tenemos una historia en creación y la contamos todos los días. Todas las personas que conocemos, interactúan con nosotros en base a la historia que les hemos contado con nuestras acciones y forma de vivir.

¿Alguna vez te has puesto a pensar qué historia estas contando con tu vida? ¿Crees que tu historia es consistente con lo que deseas hacer con tu vida?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.