Cuánto nos gusta oir que ahora somos hechos sacerdotes de Dios? Cuánto hemos estudiado lo que tal privilegio implica?

Primero, el sacerdote era el que podía accesar al lugar santísimo y deleitarse con el Señor y escuchar su voz. Es nos es dado por medio de Jesucristo quien partió el velo en dos. O acaso en balde fue dado el camino? Cuando fue la última vez q entraste al lugar santísimo?

Segundo, no tendremos heredad en la tierra porque el Señor es nuestra herencia! Qué tanto se afana tu corazón por las cosas terrenales? Cuál es la perspectiva eterna de todas las cosas que te preocupan?

Por último, se nos manda ser intachables delante de Dios! Santos y sin pecado! Imposible? Para el hombre sí pero para Dios nada es imposible!

Ser sacerdotes de Dios es un privilegio y una linda responsabilidad que ejercer todos los días! Ánimo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.