A veces no podemos controlar que se formen los estereotipos en nuestras cabezas. Esto es porque los estereotipos son fruto de patrones relativamente constantes y esperados de cierto grupo de personas, situaciones o organizaciones. Hay un dicho que dice “créate fama y échate a dormir“. Habla precisamente de esto.

Sin embargo, sí debemos ser muy cuidadosos de no convertir esos estereotipos en prejuicios. A mi parecer, no hay mejor forma de matar un criterio sano y fundamentado que un prejuicio.

Lo malo de los prejuicios es que son sutiles y los aceptamos como verdades absolutas, aún cuando no tienen ningún fundamento. Cuando mucha gente los acepta, y mucha gente actúa sobre ellos, entonces corremos el riesgo de formar una cultura de prejuicios. Una cultura superficial que no quiere tomarse la molestia de ir mas profundo en cuanto a relaciones y veredictos.

Es necesario filtrar los prejuicios y escoger la vía del análisis y formación de criterio personal. No debemos dejar que otros piensen por nosotros y nos eduquen con prejuicios en vez de criterios. Como dijo Martin Luther King Jr., sólo así vamos a juzgar a las personas no por su apariencia externa, sino por el contenido de su carácter, que es lo que en realidad cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.