Así como en el autoservicio McDonald’s, en el cual ordenas tu comida para luego pasar a recogerla, así nuestra fe funciona.

Cuando estás pidiendo, tienes hambre y sueñas con lo que estás pidiendo, pides por los demás para que todos se alegren y gocen con la comida que llegará pero el hambre no ha sido saciada. Sino hasta que te “atreves” a bajar la venta, alargar los brazos y recibir tu comida.

Así es con los milagros y las peticiones que llevamos delante de nuestro Padre. Puede que seamos muy buenos pidiendo en oración pero al momento de recibir seguimos en el carro con las ventanas arriba esperando que la comida aparezca, cuando ya está en la ventanilla esperando ser recogida!

Los milagros suceden para los que se atreven!

Jesus le pidió a Moisés que pusiera su vara sobre el mar para abrirlo. Jesus le pidió a Pedro que pusiera sus pies sobre el agua para poder caminar sobre él. Jesus le pidió a la gente que moviera la piedra de la tumba de Lázaro.

Jesus te pide que le creas y des pasos de fe de lo que El ya te ha dado!

Comentarios (1)
  1. Pingback: Los que se atreven — Humanos Eternos – Título del sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.