No digas: ¿Por qué fueron los días pasados mejores que éstos? Pues no es sabio que preguntes sobre esto. Eclesiastés 7:10 LBLA

 

Este es un excelente consejo. En otras palabras, no hay que vivir con la noción de que nuestros mejores días quedaron atrás, y que no podemos esperar nada del futuro que los iguale o que los supere. Como dice Salomón en este versículo, pensar de esta forma simplemente no es sabio.

Sufrir de ansiedad con respecto al futuro es algo muy humano, especialmente cuando las cosas que han sucedido en el pasado aplastan cualquier esperanza que podamos tener acerca de lo que viene.

De hecho, muchos de nosotros hemos dejado de esperar cosas buenas, simplemente porque duele mucho cuando no se dan. Para otros, las glorias pasadas son tan grandes que no les dejaron nada para lo que viene.

Otra forma de ver este consejo de Eclesiastés es esta: Lo mejor está por venir. Por esta razón, hoy te invito a que veas tu pasado (por mas bueno o malo que haya sido) con gracia. Que consideres tu presente con sabiduría, y que encares tu futuro con esperanza.

La invitación de Dios es a la vida abundante. Con semejante promesa, no podemos esperar nada menos que lo mejor.

Pasado Presente Futuro.png

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.