“De la abundancia del corazón habla la boca” dice la Palabra.

Ya analizaste hoy lo que ha salido de tu boca? Palabras de bendición? De maldición? Y claro está la tercera opción: neutrales que no tienen impacto. 

Es eso lo que tienes en tu corazón? Solo existencia y no vida en abundancia como vino a dar Jesus? Jesus no vino a poner restricciones sino justamente libertad, libertad en Él!

No te enfoques tanto en no pecar, sino en ser lleno del Espíritu Santo y cumplir tu llamado con una identidad clara como hijo de Dios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.