A veces es difícil empezar un día o un proyecto porque tendemos a ver primero lo pesado, negativo y tedioso de las tareas que nos toca hacer.

A mi me pasa. A veces salgo de la casa, y mientras voy de camino al trabajo empiezo a pensar en pendientes y tareas que sé que no me gusta hacer. Al momento en que llego al trabajo ya voy desanimado y sin ganas de empezar. Básicamente, la peor forma de empezar un día.

Alguna vez alguien me dijo, “no hay que sacrificar lo estratégico por lo táctico.”

A pesar de que siempre vamos a tener tareas tediosas o poco emocionantes en la lista de pendientes, no debemos perder el enfoque en la razón principal por la que hacemos todo. A diario debemos ver por sobre las cosas que nos quitan el ánimo, y tomar fuerzas del objetivo final.

No sacrifiques el ánimo y la energía que te da pensar en alcanzar tu objetivo, por pensar en lo aburrido que es responder correos en las mañanas. Simplemente no vale la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.