Amo al Señor porque escucha mi voz y mi oración que pide misericordia. Debido a que él se inclina para escuchar, ¡oraré mientras tenga aliento! Salmos 116:1-2 (NTV)

A veces nuestras oraciones se sienten así, ¿no es cierto? Como un mensaje en una botella que enviamos a la deriva en el mar  esperando que alguien alguna vez la encuentre y las lea.

Sin embargo, a lo largo de la Biblia encontramos, no sólo la invitación a orar, sino la invitación a creer que nuestro Creador está atento en el cielo, escuchando nuestras oraciones.

El punto es claro: si para empezar no creemos que Dios nos oye, mucho menos creeremos que Él nos contestará. Ánimo, que como decía David, Dios escucha tu voz.

Botella.png

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.